Fiscal asegura que Gabriel “No tuvo opción de salir con vida de la finca”


La fiscal Elena María Fernández, que acusa por un delito de asesinato y dos de lesiones psíquicas a Ana Julia Quezada, autora confesa de la muerte del niño Gabriel Cruz, de ocho años de edad, ha asegurado hoy martes que el pequeño “no tuvo opción de salir con vida” de la finca de Rodalquilar, (Níjar, Almería), en la que expiró.

“Con claro ánimo de ocasionarle la muerte, de modo deliberado, consciente, a sangre fría y con absoluto desprecio a la vida”, Ana Julia le dio “muerte de una forma tan repentina, inmediata e impredecible que anuló toda capacidad de reacción de este niño”, ha sostenido la fiscal durante su intervención ante el jurado popular.

Ha añadido que Gabriel no podía esperar además “de ninguna manera un ataque que procede de una persona que es pareja de su padre”, que había generado “confianza” en él por pertenecer al entorno familiar del niño.

Ha defendido que “más allá de este ataque” que pilló “desprevenido” al menor, Ana Julia aprovechó la absoluta “situación de desamparo y desvalimiento” propia de un niño de “8 años que pesaba 24 kilos”, por el “desequilibrio de fuerzas” entre ambos que le dio una “mayor facilidad para cometer el delito y asegurar el resultado de muerte”.

Asimismo, se ha referido al daño provocado a los padres del niño, Ángel Cruz y Patricia Ramírez, por su actitud durante la búsqueda de Gabriel, dándoles esperanzas durante la misma.
EL EXPLORADOR DIGITAL

PUBLICIDAD

EL EXPLORADOR DIGITAL